lunes, 30 de marzo de 2009

¿Unos días de relax?

Después de unos días bastante liado con los exámenes, por fin puedo decir que puedo tomarme unos días de relax... ¿o no? Pues teniendo en cuenta que tengo que recoger el desorden que tengo en la habitación, coser pantalones, arreglar cuentas con el Learning Agreement de los cojones y preparar todo bien para el viaje a Sicilia, además del resto de quehaceres personales, no puedo precisamente relajarme. Y menos aún si estoy todo el día alerta esperando una respuesta que encima estoy seguro que nunca existirá. Jugué mal la partida y traté de hacer una buena jugada en el último momento con unas cartas demasiado malas. Eso si, que no se diga que no lo intenté.
Al menos el último examen por una temporadita (hasta finales de abril) ha sido lo que se dice fácil y encima breve, lo que lo hace dos veces fácil, ya que si preguntarte qué te ha parecido un libro y si te parece adecuada la perspectiva con la que la autora trataba el tema es algo complicado, que venga Alá y lo oiga. ¡Si ni siquiera he tenido que mentar a Gramsci, Bordiga, Togliatti o Berlinguer! Encima hoy, al contrario que habitualmente, Mr. Capuzzo (según Luis su apellido significa "cabezón" o algo así) estaba simpático y no tan rancio como una que yo me sé (y que lee este blog y se dará por aludida, xD). Un buen día el de hoy si no fuese porque la maldita bicicleta se ha vuelto a cascar. Creo que me ha mirado, no un tuerto, si no un ciego con cirrosis y los miembros amputados. Asi que tocará hacerse de nuevo con una rueda para cambiarla, cosa que ya dejaré para después de mi regreso de Sicilia. De momento, me voy a tumbar en la cama con el portátil a ver una de las muchas películas que me he descargado últimamente. Puede que "Dune"; o "Reservoir dogs"; o "Los siete samurais"; o...

domingo, 29 de marzo de 2009

Padua bajo la lluvia

Con el tiempo en contra y la incerteza de saber si teníamos tren para ir o no debido a la huelga de trenes regionales (debido a que quieren eliminar algunos trayectos y reducir frecuencias) decidimos para ir hoy a Padua. Si, las papeletas no hacían visos de ser ganadoras, pero al final, a pesar de la lluvia, el levantarse con esfuerzo por haber dormido una hora menos (maldito cambio horario) y la huelga, hemos cogido el tren de las 9:00 casi de milagro. El viaje merece también la pena ser mencionado, ya que nos han puesto multa por no llevar billete, y eso que me creía salvado después de haber huido del revisor, esconderme en el baño, y salir cuando parecía fuera de peligro. Pero no, el cabrón ha pasado dos veces por muy raro que parezca. Y eso que había huelga.
De Padua se podría hablar bastante, pero creo que en una síntesis de adjetivos podríamos quedar contentos: bonita, pero casi la típica ciudad italiana del véneto. Para ver, iglesias y palacios, y una plaza que nos han dicho que es de las más grandes de Europa (grande, al menos, era), a parte de un parque botánico que debe ser precioso pero no hemos visitado debido a la maldita lluvia. Y eso ha sido lo que ha empañado el viaje, la lluvia, que no nos ha dejado saborear tranquilos el aroma padano.
A casa llegamos calados (como jode ir en bici cuando jarrea) y con ganas de una ducha caliente para después ver "La casa de las dagas voladoras", película del género wuxia que personalmente me encanta pero a Alberto y estefanía no les ha hecho mucha gracia.

jueves, 26 de marzo de 2009

La hora de la batalla

Con el cantar del gallo me despierto y después de un desayuno para coger fuerzas, me enfundo en mi armadura, cojo mi gladius y mi escutum y marcho rápidamente al campo de Marte. Allí estaban el resto de mis compañeros esperando a que pasasen la lista de reclutamiento y nos manden al frente. Así, marchamos todos y esperamos a que nos vayan llamando para entrar en combate. Mientras casi todos practicaban sus técnicas de combate para estar mejor preparados en el momento de la batalla, yo me mantenía tranquilo y sin hacer esfuerzos para estar descansado y despejado cuando llegara la hora e incluso aprovecho para tirar la caña en el río, pues aún había un tiempo hasta el comienzo del ataque. Uno a uno van siendo llamados hasta que al de un buen rato nos informan que debemos marchar a otro frente a presentar allí batalla al enemigo. Vamos pues allí los que aún no habíamos luchado y esperamos inquietos. Dani es llamado a primera línea a combatir contra íberos y celtíberos y hordas invasoras bárbaras, y yo tras él a hacer frente a los pueblos apenínicos formando parte de una legión manipular, a lo que luego soy por fin licenciado recibiendo un diploma que, por haber prestado servicio militar a Roma, me da la ciudadanía.
Éxito increíble de la batalla, con el enemigo masacrado como lo fueron nuestras legiones en la batalla de Cannas frente a Aníbal o en Carras contra los Partos. Ahora, toca descanso y vivir en paz y con el recuerdo de la gloria.

miércoles, 25 de marzo de 2009

Nuestro colega Marco Celio

En la víspera del examen de Historia militar romana no podía hacer otra cosa que hacer (bueno, realmente si) que dedicarle la entrada de hoy a Marco Celio. La idea de un día escribir esta entrada me vino en una clase de la la asignatura arriba suscrita en la que la profesora comenzó ha hablar de este personaje, de cuya estela funeraria teníamos una reproducción en escayola en el aula (la original está en Bonn). Pues bien, Marco Celio era un centurión de alto rango boloñés que pertenecía la primera cohorte a la legión XVIII. Cayó en la batalla de Teutoburgo a la edad de 53 años. Como el del resto de soldados romanos muertos en esta batalla, no se encontró su cuerpo, por lo que la estela funeraria de arriba es cenotáfica. Se la dedicó su hermano Publio Celio. En la estela aparece con su uniforme de centurión, la corona cívica, recibida por haber salvado a otro ciudadano romano en batalla, y con dos libertos a sus lados.
Requiem in pacem, Marco Celio, y danos fuerza para mañana enfrentarnos en el examen a romanos, cartagineses, galos, íberos, germánicos, partos o lo que se nos ponga delante.

lunes, 23 de marzo de 2009

Tercer examen

Tercer examen del curso, esta vez tocaba Historia contemporánea de Italia, es decir, la historia de cómo un país recién unificado se bate por no deshacerse ideológicamente, busca en un nacionalismo exacerbado su sitio en el mundo, fracasa en su expansión colonial y cómo tras haberse puesto de lado con el mejor postor, le dan por culo hasta que luego vienen a salvarle. Y todo, cómo no, siempre lleno de corrupción y escándalos. Se parece un poco a la que todos conocemos, aunque salvando bastante las distancias.
Pero bueno, volviendo al tema que nos ocupa, hoy he tenido examen, el primero y creo que único escrito que haré aquí y ha salido, creo, bastante bien. Cuatro preguntas a responder brevemente, yendo al grano, pues había 20 minutos para el examen, lo que da a 5 minutos por pregunta. Las dos primeras un poco mas flojas (sobre la política exterior de Crispi y las reformas de época giolittiana) y las otras dos que he apurado al máximo el hueco que tenía para responder (principales fases del ascenso del fascismo y el compromiso histórico). Tras el examen, unas cervecitas al Irish con Luis, Zeta y la chica belga de nombre raro e impronunciable (y que no sé cómo se escribe) y a esperar a que el miércoles cuelgue el resultado en internet y a la segunda parte oral el lunes sobre el libro que hayamos preparado, en mi caso "Historia del PCI".

PD: No os fiéis del todo de lo puesto de la wikipedia que hay alguna cosa no del todo correcta. Y eso vale para el 90% de sus artículos (si no más)

sábado, 21 de marzo de 2009

Yo no he votado a Berlusconi

Hace unas semanas, Alberto vio esta camiseta paseando por el mercado de la Montagnola y me lo dijo. Fuimos a comprármela a la semana siguiente pero no la vimos. Sin embargo, ayer se me presentó Alberto con la sorpresa: la camiseta de marras. Muchas gracias Alberto.
¿Por qué me gusta tanto esta camiseta? Simplemente porque, si ya tenía cierta aversión a Berlusconi antes d evenir aquí, mi odio hacia su persona ha ido aumentando hasta ser irracionalmente alto. Este gilipollas representa el lado mas perverso del ser humano. Un tío que tiene casi todo el poder de Italia: poder ejecutivo; control sobre el legislativo debido a la mayoría absoluta de la coalición liderada por él; está libre del judicial por medio de una ley promulgada el año pasado por la que no puede ser juzgado por delitos ajenos a su cargo y además está libre de responsabilidad penal, es decir, ir a la cárcel, por ser de la tercera edad (tiene 72 años); el cuarto poder, los medios de comunicación; no comprobado pero seguramente poder sobre muchos grupos de la mafia... Un tío cuya legislatura está aprobando leyes como la de inmigración, la de educación, la que actualmente se está debatiendo sobre las huelgas... En definitiva, un maldito indeseable. Pero los italianos le votan. Y ahí aumenta mi odio hacia él, tal vez porque cuando me cruzo a un italiano gilipollas, lo cual no es muy difícil, pienso: "normal, qué esperar de una población que ha votado a Berlusconi". Y, si no fuera poco, Berlusconi representa una de esas características que está bastante extendida entre los italianos: es un puto baboso. ¿Es para odiarle o no?

miércoles, 18 de marzo de 2009

San Patricio en Bolonia

Era el día de Irlanda y su magnífica cervecica negra, así que aquí en Bolonia, como en tantos otros lugares de la geografía mundial, no podía faltar la celebración de éste día para darle al pimple y embriagarse con el delicioso néctar que corre por la sangre de todos los irlandeses desde que nacen. De este modo, montaron una fiesta en la discoteca Palanord, situada a las afueras de Bolonia. A pesar de haber oido bastantes elogios sobre ésta y el Estragón, otra disco que está al lado, no había ido nunca. La verdad es que está a tomar por culo, y lo digo yo que vivo también bastante lejos del centro. Es mas, creo que tardo mas o menos lo mismo en ir allí que en ir al centro. Yo había quedado allí con el resto, que iban desde el centro, y con las indicaciones del google maps en mi mente me perdí pero aparecí por suerte en la via Stalingrado (si, la calle se llama así por raro que parezca, pero eso es otra historia) y me encontré con el resto. Anduvimos bastante más, pues es una calle muy larga y las discotecas están casi al final, lo cual nos dio para conocer bien la zona, en la cual proliferan las mujeres (y medio-mujeres) de vida alegre, sobre las cuales, por qué no, puedo hablar un día por aquí.
Volviendo a lo que nos ocupa, llegamos al recinto, con un amplísimo aparcamiento. Afuera de la discoteca había puestos de comida y bebida y mesas, al igual que en el interior. Para animar la celebración habían puesto un escenario en el que tocaron varios grupos de música folk. Animándose a tragos de Guiness (y alguno por ahí creo que con algo más), la gente bailaba y se divertía al son de la música. Dani, que vivió un año en Irlanda, nos enseñó los pasos de baile, aunque yo personalmente no lo hacía muy bien y acababa bailando como me daba la gana.
A las 2 de la madrugada terminaron los conicertos y la cosa se fue vaciando, asi que nosotros nos fuimos también. Una velada molto divertente, si señor.

lunes, 16 de marzo de 2009

Fin de semana en Turín

Tras haber dormido en casa de Alberto para luego poder ir bien a la estación (hasta hace un rato no tenía la bici arreglada), cogemos el expreso de las 6:18 que en cuatro horas nos dejaría en Turín. El viaje se hizo hasta corto debido a un par de chorradas y las broncas que nos echaba un rumano y dos italianas porque decían que querían descansar y que llevaban en el tren desde la una de la noche etc... si lo hubiesen pedido con un poco de respeto (a parte de que salvo un par de momentos no hablamos muy alto) tal vez habríamos hecho caso pero habrá que enseñar modales a la gente. El rumano se enfadó bastante y a poco estuvo de rompernos las piernas,pero al final eso no sucedió.
Al llegar a Turín nos estaban esperando Arnau, que había ido el día anterior, y Gerard, un amigo de Arnau que vive allí y nos hizo de guía los dos días que estuvimos.
En bus fuimos al albergue, dejamos nuestras cosas y comenzamos nuestro tour por la ciudad, parando primero a tomar un café y yendo a comer a eso de las 14:00 a un pizza-kebab. A la tarde tocó la visita de museos, empezando por el egipcio, cuya colección era bastante grande y abarcaba practicamente toda la historia del antiguo Egipto. En la visita pude explicar y resolver algunas dudas a mis acompañantes, además de debatir con Dani y Vicky sobre alguna cosilla, dándome yo personalmente cuenta de cuántas cosas tenía ya olvidadas. Después fuimos a la Mole Antonelliana, donde hicimos una larga cola para poder subir a lo alto y ver el bello paisaje nocturno de Turín (no pudimos subir a tiempo para ver de día, pero me gustó así) y luego ver el museo del cine, muy interesante y entretenido y en el que uno no puede evitar hablar de películas de todo tipo.
A la noche volvemos al albergue para instalarnos y salir después a cenar y un poco de fiesta.
El domingo lo dedicamos a dar otra vuelt apor la ciudad y ver y comer lo más típico de Italia: iglesias y pasta (lo segundo de lo cual nos clavaron bastante). En el duomo vimos también la reproducción de la sábana santa, cosa bastante graciosa porque por mucha reproducción que sea, es tan falsa como la que dicen que es original. Extraña bastante que el verla sea gratis, y no poruqe fuese una reproducción, ya que, cuando tenían la original expuesta hasta que un cuerdo la intentó quemar o algo así, también lo era. Tal vez a la Iglesia le de por una vez vergüenza sacar los cuartos con chorradas de estas. Otras iglesias que vimos fueron, entre otras, la basílica de Superga o la capilla real de los Saboya, hasta que fuimos a la estación para vover a casa.

jueves, 12 de marzo de 2009

Pequeña peluquería de los horrores

Ayer casi acabo asesinado...
¿Por qué?
Pues por hacer un pequeño estropicio capilar al señor Alberto. Con toda confianza, él dejó que yo le cortara el pelo con la máquina que me había treaído yo desde Barakaldo para recortarme la temporalmente inesxistente perilla.

Tras creer haber terminado nos damos cuenta de que no, ya que había partes con menos pelo que otras, así que había que igualar todo. La confianza de Alberto había desaparecido para convertirse en preocupación y cabreo.Tras dejar todo retocado y aplicar un poco de gomina asquerosa italiana, de la cual me compré, loco de mí, un bote de un kilo, llegamos al resultado final.Para ser la primera vez, no me ha quedado tan mal, ¿no?

lunes, 9 de marzo de 2009

Qué gustito qué placer, andar en la cocina...

El sábado organizamos una cenita en mi casa para degustar platos estrella de algunos de nosotros. Así que me pasé toda la tarde entre fogones haciendo croquetas y tortilla de patata con Estefanía como pinche de cocina, a parte de probar a realizar también unas Pizzas a lo Torbe para merendar (apenas había comido y había hambre, y quise hacer una locura). A Alberto le tuvimos de hombre de los recados y de guía d elos que no sabían llegar hasta mi residencia. Las croquetas las probé a hacerlas con un poco de cebollita y orégano para darles un toque diferente y me quedaron bastante bien. Iba a probar también a realizar arroz con leche, pero no había tiempo ni creo que estómago suficiente entre todos (de hecho, sobró algo de comida).
Las tortillas me quedaron poco hechas, pero se podían comer. A parte de ésto, Arnau trajo una Kitch que yo nunca había probado y estaba muy buena, Dani hizo gazpacho extremeño (también muy bueno aunque luego repetía un poco) y el resto trajeron cosillas para picar y bebida. Miguel, Alba y Paco (nuevos en la resi) no pueieron venir pero prometieron organizar otra para otra vez.
Lo pasamos bien, hicimos el gilipollas con la katana, Dani Alberto y yo hicimos unos bailes chorras y después partimos hacia el centro de fiesta.
Ayer me tocó lo peor, que fue recoger todo, añadiéndole que estaba bastante cansado y resfriado. Pero bueno, Francesco no llegó hasta la noche y Per no se dónde coño anda, así que me dio tiempo a dejar todo como los chorros del oro sin demasiado estrés.

sábado, 7 de marzo de 2009

Ésta historia es interminable...

Y vuelvo a la carga para hablar, por enésima vez, de la gafada que tengo con la bici.
Comenté algun día que mi bici andaba jodida; tenía la rueda de atrás hecha un 8 y, lo que era peor, un pedal medio cascao. Así que decidí comprarme una nueva (bueno, "nueva") y gracias a Arnau conseguí el número de "Biciman", un tío al que le llamas y en no mucho tiempo se te presenta con una bicicleta de las características que le pidas. Pues bien, quedé con él pero, tras una hora esperando, el Biciman seguía sin aparecer. Además, yo le llamaba y el tío no respondía, por lo que, cansado, me fui. Al d euna hora y pico, caminando con Alberto, vimos a unos d elos que andan vendiendo biciletas por la calle, y tras un par de regateos le compré una que estaba bastante guay por 15€. Pero la mala suerte tenía que volver, y esta misma mañana la rueda de atrás estaba desinflada. Ale, otra vez manos a la obra a hacer un arreglo. Menos mal que puedo aprovechar las cámaras de las ruedas de la bici antigua. De momento, a viajar un par de días en bus mientras mi bici esté, ahi solita en la Plaza Verdi.

jueves, 5 de marzo de 2009

6 horas para Historia Griega

8:00-> Me levanto, me ducho, desayuno fuerte y voy a la parada del autobus para enfrentarme a mi segundo examen
9:15-> Llego frente al cuarto piso de la facultad y me siento a esperar. El descansillo está repleto de gente esperando a la llegada del profesor.
9:35-> Llega el profesor, coge las hojas de inscritos al examen, y pasa lista. Los exámenes son dos conjuntos, el nuestro de Historia Griega y otro de Historiografía clásica. El profesor nos manda ir abajo al aula XI, donde se hará el examen.
10:15-> Comienza el examen. Mientras el profesor titular va haciendo pasar a los de Historiografía, su becario va haciendonos pasar a nosotros para hacer la primera parte del examen.
11:50-> Toca mi turno de examen. Unas chicas me piden a ver si pueden escucharlo para ver cómo es, a lo que, dándome igual, respondo que si. Primera pregunta, las causas de la guerra del Peloponeso. Algo bastante facilillo, a lo que con mayor o menor soltura le respondo. Le hablo principalmente sobre las causas profundas de la guerra, desarrolladas principalmente durante la Pentecontecia, cuando se va haciendo cada vez más fuerte el dualismo Ático-espartano. No del todo satisfecho con mi explicación, me pide que le cuente hechos concretos y fechas, vamos, que el hombre tenía una mente bastante positivista.
12:00-> Segunda pregunta del examen, situación del imperio de Alejandro Magno tras su muerte. Terreno bastante más resbaladizo, pues lo llevaba peor preparado además de que pasamos un poco por encima en clase, habiéndonos centrado más en la época clásica. Le cuento cómo estaba configurado dicho imperio y los conflictos que había entre macedonios y persas para designar heredero del imperio. Momento gracioso al explicarle que el hermanastro de Alejandro, Filipo III, era retrasado, ya que primero dije que tenía "handicap" y al ver que no me había entendido me expliqué diciendo que era deficiente, señalándome la cabeza. Parece ser que no es la forma más correcta de decirlo, pero bueno, él me entendió y no creo que se escandalizaría mucho sabiendo que yo no domino el idioma, y menos cultamente. Llegados a este punto, me pregunta sobre quienes ostentaban realmente el poder y tal, cosa que yo no tenía casi ni idea, y me iba hacia más adelante cuando el imperio quedaba repartido. Así, terminada esta parte, me dijo que se notaba que dominaba más la parte clásica que la helenística y que debía reforzar más el estudio de esta segunda.
12:45-> Como quedaba aún para rato para la siguiente parte, salgo a comprar un bocadillo, pues el hambre azuzaba mi estómago.
13:20-> termino de comer mi bocadillo y me pongo a hablar con otros estudiantes que también estaban comenzando a exasperarse.
13:45-> Terminan todos los de la primera parte. El profesor sale y nos anuncia que va a comer algo y en media hora continúa con el examen.
14:30-> Regresa el profesor y continúa con los últimos de historiografía para luego ya, por fin, empezar con nosotros.
15:00-> Los estudiantes cada vez estamos más hartos de una espera que parece no tener fin. Voy cogiendo más confianza e incluso a hacer chistes y bromas sobre la situación. Cuento, ante su asombro, que los exámenes en España son escritos y que en dos o tres horas (o incluso menos) ya te lo has quitado de encima, además de darte más tiempo para pensar y razonar. Me dan la razón en que, en Italia, tienen un sistema bastante malo, el cual sólo funciona bien si el número de alumnos es reducido.
15:45-> Entra la alumna que va antes de mí. La pesadilla está cerca de acabar.
16:03-> Por fin, mi turno. Tras un saludo un tanto bochornoso ("Viva España, Libre Gibraltar") por parte del profesor (está un poco bolao), me da un fragmento del libro I de "Historia de la guerra del Peloponeso" de Tucídides, en el que hablaba sobre la construcción de las murallas de Atenas y los recelos de Esparta ante ello. Me hace preguntas sobre el texto, el autor y sobre los principales protagonistas del principio de la Pentecontecia (Temístocles y Pausanias), a parte de preguntarme por otras fuentes para el estudio de la guerra, metiendo la pata hablando de Jenofonte (quien no habla de la Pentecontecia si no sólo de los últimos episodios de la guerra).
16:17->Fin del examen. Resultado bastante bueno con un 25 sobre 30. Otra asignatura menos de qué preocuparse.

lunes, 2 de marzo de 2009

Elecciones vascas

Como todos (o casi todos) sabéis, ayer fueron las elecciones autonómicas del país Vasco y me ha parecido interesante comentar un poco por aquí como las he vivido yo desde Italia, además de servir ya de paso para poner a caldo a alguno que otro.
A decir verdad, durante la campaña electoral no me he enterado de demasiadas cosas y muy de vez en cuando me metía por las noticias para ir enterándome de algo. La verdad es que tampoco había mucha cosa de la que enterarse, salvo tal vez de los intentos de los abertzales (nótese que no les llamo izquierda) por tener alguna representación (son gilipollas perdidos, lo sabemos, pero creo que se les debería dejar voz, o si no que ilegalicen también a muchos otros que andan por ahí sueltos) o la rídicula campaña electoral del PP destrozando el genial video de "Contigo no, bicho". Pero ayer, también debido a que no salí en casa en toda la tarde, estuve cada cierto tiempo metiéndome a ver noticias y cómo iban los escrutinios. El resultado final, para quien no lo sepa, es éste:
Vamos, que aunque haya ganado el PNV, posiblemente el gobierno acabe en manos "socialistas" si reciben el apoyo de los escaños del PP y de UPyD, desbancando así a Leonard Nimoy de la lehendakaritza. Si eso ocurre, nos esperan cuatro años bastante confusos, mayormente porque el PNV es el partido con más escaños y el PP por mucho que ahora apoye al PSOE, en muchas veces seguramente rechace las proùestas de éstos. A eso se le añade que los abertzales no tienen representación...
Siguiendo con mi vivencia de estas elecciones desde Italia, debo decir que no he votado, por una razón fundamental: no quiero que las manos me huelan a mierda, como decían los anarquistas. Votar simplemente por ir en contra de un determinado partido ya no me convence y votar en blanco según el sistema actual es una chorrada porque encima perjudicas a la minoría (el voto no va a la mayoría como la gente dice si no que la beneficia al tenerse en cuenta el porcentaje de votos en blanco, creyendo yo que se debería hacer caso omiso). Así que, sin nadie que me represente, decido por no votar a ninguno y santas pascuas. Y esto no es nada más que una apatía política y no desinterés como muchos opinan cuando ven el porcentaje de abstenciones. La pena es que ese porcentaje si que representa a una mayoría desinteresada en lo que atañe a su futuro.
Podría seguir explayándome más, opinar sobre unos cuantos aspectos fundamentales, pero creo que los que leeís ésto ya conocéis en general mis opiniones. Y, si no, preguntadmelas.

domingo, 1 de marzo de 2009

Pisa y Prato

Ayer sábado nos tocó hacer un nuevo viajecillo, esta vez a Pisa y Prato. Al tener la bici actualmente medio jodida (malditos pedales) quedé para ir en bus a la estación de tren con Estefanía, Miguel y Alba, estos dos últimos Erasmus albaceteños nuevos de nuestras residencia. También se vinieron los dos brasileños que viven con Miguel, a los que conocí ayer. Cuando llegamos a la estación ta,bién conocí a Marc, Andrea y Monica, también Erasmus nuevos. Si, poco a poco vamos conociendo a los llegados a lo largo del mes de Febrero, que al contrario de lo que yo pensaba, no son pocos.
Con escala en Florencia llegamos a las 12:00 a Pisa. Como siempre, cogimos unos mapas en la oficina de turismo y tiramos hacia donde están la torre inclinada, el duomo y el baptisterio, que están todos juntos. Tuvimos que atravesar casi toda la ciudad para llegar hasta allí, viendo por el camino las ruinas de las termas de Nerón, las murallas de la ciudad y algún edificio (digamos más bien iglesias) por fuera.
Al llegar a nuestro destino comenzó una pequeña sesión de fotos, haciéndose la mayoría la típica foto haciendo que se está empujando la torre inclinada. Entramos en el duomo que por fortuna era gratuito (pillamos justo el último día en que lo era) y también intentamos entrar en un monasterio que hay al lado, pero había que pagar (aunque yo entré hasta que me echó el de taquilla a gritos). Tras ver lo interesante de la ciudad fuimos de vuelta a la estación, discutiendo por el camino si ir a Lucca o Prato para aprovechar la tarde, decidiéndonos por esta última. En la estación comimos y Alberto y yo convencimos a los nuevos con elocuentes palabras que no se compraran el billete. Así la mayoría fuimos sin él hasta Prato y posteriormente también de Prato a Bolonia, teniendo éxito en ambos trayectos, aunque con un pequeño susto y la caricia de la fortuna en el primero de ellos.




En Prato estuvimos algo menos de tres horas, ya que es una ciudad pequeña pero bastante bonita para lo que esperábamos. Vimos un par de iglesias (cómo no) y una fortaleza y también aprovechamos para comprar algo de picar y alcohol para la noche en un supermercado.
El viaje de vuelta no fue del todo tranquilo, ya que el tren estaba plagado de perchis, skins y gentuza, o así les calificamos prejuiciosamente (menos Miguel y yo que estuvimos argumentando sobre la posibilidad de que fuesen unas bellísimas personas como Ramón Langa), o al parecer no tanto porque iban tajándose durante el viaje.
A la noche, después de volver a la residencia y cenar, salimos Miguel, Estefanía Alberto, Arnau y yo de fiesta, en una noche que podría calificarse como grandísima. Búsqueda de sacacorchos, huidas, revelaciones... pero eso son ya otras historias