domingo, 21 de junio de 2009

Llega el verano

Si el calor ya empezó hace casi dos meses, el verano no comienza oficialmente hasta mañana y para celebrar su llegada, a falta de hogueras de San Juan, en Bolonia tienen una tradicional fiesta Par tot parata, en la que se hacen desfiles, bailes y conciertos y la gente va disfrazada. Bueno, eso de que va disfrazada lo podríamos entrecomillar, ya que casi nadie lo iba y en su mayoría tan sólo se pintaban cuatro chorradas por la cara. Así que, medio engañados, Alberto y yo nos costumizamos nuestros caretos aprovechando el maquillaje sobrante de carnavales para disfrazarnos del revisor payaso de Trenitalia, primo bastardo de el Joker pero tan cabrón como él.
De esta guisa nos dirigimos al parque de la Montagnola, donde hacen el mercadillo, y allí quedamos con Fabio, Thiago, Paco, Blanca y compañía. Cuando llegamos la gente ya llevaba bastante tiempo, desde la tarde, de fiesta y bebercio y casi todos iban desfasadísimos. Lo más guay eran los grupos de gente con instrumentos, mayormente bongos y tambores, que daban bastante marcha a la noche. Si no fuese porque el cansancio por noches precedentes pudo conmigo, me habría quedado disfrutando de la velada un buen rato más. Además, me picaba la cara y fue bastante jodido quitarme el maldito maquillaje, dejando el lavabo hecho un Cristo.