lunes, 1 de junio de 2009

La recta final

Un mes, eso es lo que me queda en Bolonia. Comienza la recta final, los últimos momentos para disfrutar al máximo antes de que todo termine y vuelva a casa el 1 de Julio. Mirando atrás uno se da cuenta del largo camino recorrido, a pesar de parecer corto; sin embargo, tal vez intenso sea la palabra. Lejos queda la llegada a Bolonia, el acomodarse a un lugar, una gente, un modo de vida diferentes a los que he tenido durante mis 20 años anteriores de existencia. Ahora uno siente que el Erasmus es realmente gran parte de su vida, que ha visto, oído, olido, saboreado, tocado y, en definitiva, aprendido grandes lecciones. Si algo se puede decir de estos meses es que el tiempo apenas ha sido malgastado salvo en algunos momentos. Casi cada paso, cada palabra, cada sonrisa, cada lágrima, han significado algo. Algo grande. Esa es la esencia del Erasmus, al menos para mí.
Pero de momento no debemos echar cuentas. Un corredor nunca mira hacia atrás cuando ve la meta, si no que se lanza hacia ella con todas sus energías, dando cada zancada como si la vida le fuese en ello, como si fuese la última. Y para eso es este mes, para exprimirlo y beber cada segundo, sin dejar ninguna gota en el vaso.

No hay comentarios: