martes, 30 de junio de 2009

El baúl de los recuerdos

Los recuerdos es lo que mejor que tenemos de una gran experiencia como ha sido para mí y para todos este Erasmus. Recuerdos que permanecen en la memoria, momentos inolvidables, pero también pequeños objetos que a lo largo de la aventura han ido significando algo para nosotros. Por eso, Alberto y yo decidimos juntar todos esos objetos casi inútiles que hemos ido acumulando en nuestras casas debido a diversas causas: cosas encontradas, robadas, tomadas prestadas, medio regaladas… De este modo metimos en nuestro particular baúl (una caja de correos) cosas tan pintorescas como unas llaves de coche a una revista lefada de Ryanair, pasando por las gafas rotas de Alberto, las bombillas que hemos ido robando en iglesias, el recibo del viaje a Nápoles de ESN o tuercas de bicicletas. Cosas que inútiles, si, pero que en el fondo tienen un significado para nosotros. Guardado todo en la caja, nos dirigimos con pala en mano al parque frente a mi residencia y allí la enterramos para, seguramente ser descubierta por cualquiera, o, lo menos probable, encontrarla nosotros en una futura visita a Bolonia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

pero ya puedes preparar un mapa del tesoro, sino será complicado que alguien la encuentre.
Qué buenos recuerdos de Bolonia, espero no olvidarlos nunca.

También espero que llegaras bien a casa y que ya estés mejor.

Muchos besos desde Sariñena,

Estefanía.

Anónimo dijo...

Aún recuerdo cuando los lunes, después de haber vuelto de algún viaje del fin de semana, miraba este blog para ver qué contabas sobre alguna anécdota que nos había sucedido. O como cuando Alberto se creyó una de las entradas de que habíais acabado en comisaría. y demasiadas cosas más...

Una nostálgica.