sábado, 13 de junio de 2009

Comedia policial made in Italy

Tardaba en llegar mi encuentro frontal con las fuerzas de la injusticia y el desorden italianas, y ayer fue tal evento.
Estábamos ayer noche bebiendo en la plaza de Santo Stefano y fui a orinar al callejón, que bien podríamos llamar meadero extraoficial de la plaza. Estaba yo tan contento soltando el líquido amarillento cuando oigo detrás a los policías que me llaman. Me habían cazado. Termino de mear (ya que me habían pillado, para que cortar la meada) y me cogen y me llevan junto al coche patrulla. Decir que cuando me pillaron con las manos en la chorra eran un secreta y cuetro de uniforme, pero luego me esperaban 10 de uniforme, 2 secretas y 2 guardias de finanza que llegaron después. Un show. A las órdenes del secreta, habían venido directamente a pillarme, y éste me profería gritos de "Español erasmus de mierda", "venís aquí a joder", "se te ha acabado el erasmus", etc... Yo viéndole así, y que no me callo, le empecé a llamar nacionalista de mierda y tal. me piden los datros y les doy el carné de conducir. Me siguen dando la chapa y diciendo que si soy un animal salvaje o nosequé leches y yo les contestaba que es normal que tuviese que mear en la calle si no hay baños públicos y en los bares no te dejan entrar si no consumes o hay que pagar. A los polis se les va calentando poco a poco la cabeza y es en este momento cuando aparece Alberto para ver qué pasaba y le cogen por banda para también ponerle una multa sin venir a cuento, sólo porque me conocía. Entre ésto y el trato poco acorde que nos estaban dando, yo iba choteándome de ellos y señalando sus incongruencias y malos comportamientos. Al ver a los guardias de finanza les pregunto si su labor, que era lo que había oido, era la de luchar, entre otras cosas, contra la mafia, a lo que me responden afirmativo. Aquí me callé la boca y no dije lo que estaba pensando: "Entonces, ¿qué coño pintáis aquí?". También otro policía al que le estuve tomando bastante el pelo estuvo a punto de darme un par de ostias. Al final se contuvo por su bien y se fue a otro sitio más alejado de mí. Y si la cosa no podía ser más graciosa, es cuando llega Cagdas y viene a preguntarme qué pasaba. Al igual que a Alberto le pillan por banda con la intención de empapelarle, pero al explicar que no sabía nada, que me concocía porque había sido su compañero de habitación y, sobre todo, porque era turco y no español, le dejaron ir. Aun así, mi risa era ya incontenible y los policías se quedaban todavía más descolocados con mi actitud. Y, el gran momento, llega ahora:
-¿Tiene algo que alegar?
-Bueno, creo que ya he explicado que como no hay baños públicos etc... me he visto obligado a mear en la calle
-No, eso no, la pregunta es ¿por qué usted está borracho?
-Pues hombre, porque he bebido
Y el policía, un poco corto creo, coge y pone en la parte de mi declaración: "Sono ubrìaco perche ho bevuto" (Estoy borracho porque he bebido).
Tras firmar, me dejan marchar con mis dos multitas: una, no por mear, si no por estado de ebriedad en lugar público; la otra por negarme a dar la documentación, la cual también se la han puesto a Alberto. A mí tal vez con razón porque les di la necroCard. a Alberto, nadie lo sabe. Eso sí, tenemos que pagarlas o si no nos expulsan del país en 70 días... primero, eso no se lo cree ni Leticia Sabater; segundo, en 20 días vuelvo a España. Se creerían que éramos tontainas.
Vuelvo riéndome a carcajada limpia a donde estábamos bebeiendo, ya con la plaza medio vacía. No paro de reir durante el resto del tiempo que estamos allí. Los policías, ya menos, siguen mirando con estupefacción.
Hoy, y seguramente los próximos días, me siga riendo de todo ésto. Me reiré hasta que llegue la multa a casa, en España. Si llega, que no lo creo. Y si no, tenemos abogado pagado por el gobierno italiano.

1 comentario:

Alberto dijo...

Sin D.N.I. y sin dirección, si la multa llega a España es para enmarcarla. Ahí estuviste bien hábil dando el carné de conducir...
Se lo he contado al Andrea y no se lo creía. Hemos mirado incluso el artículo 651 del C.P.I.