jueves, 7 de mayo de 2009

Desorden

Ya veis la foto; mi habitación es un maldito desorden; y eso que algunas cosas no se ven debido a la falta de perspectiva. Si ya en casa suelo tener casi todo patas arriba, aquí que no tengo a nadie que esté encima mío para que recoja el desastre se multiplica. Y todo es por vagancia. Uno va acumulando encima de las mesas o de la otra cama las cosas y dice "ya las recogeré", pero no, ahí se quedan hasta que ya da vergüenza y, entonces, se decide a recogerlo todo. Tras ello viene la semanita en la que todo está muy bien recogido y en la que mi habitación parece el modelo del orden (bueno, tampoco exageremos), hasta que de nuevo comienza a acumularse la ropa encima de la cama, papeles encima de la mesa, las zapatillas desperdigadas... Cuando esto ocurre, si yo mismo me avergüenzo a veces, no quiero ni pensar el resto cuando asoman un poquito la cabeza por la puerta.
Así que ahora ya sabéis qué me toca: recoger todo ésto para que, al menos, mi habitación parezca habitable. Y, otra vez, prometerme a mi mismo que este desastre no volverá a surgir, aunque, para qué nos vamos a engañar, se de sobra que no sucederá... ¿o si?

No hay comentarios: