viernes, 1 de mayo de 2009

Amanece...

Amanece el primero de mayo con una resaca del quince (o dieciseis) tras la fiesta del "chupito loco" en casa de Miguel. Después de una temporada sin salir en plan fuerte si exceptuamos tal vez el viernes en Nápoles, volvemos a la carga con motivo de los últimos días de Miguel y Alba por estos lares, en los que parece que van a poner todo y más en el asador. Hoy tienen otra preparada, pero yo desisto. Mañana la traca final vendrá mejor.
Amanece el primero de mayo después de unos días de trabajo intenso debido al examen de "Experiencias de guerra en el siglo XX", que también anduvo con buen resultado, eso si, tras otra maratoniana espera similar a la que tuve que hacer frente para historia griega. Ahora unos días de pausa para comenzar de nuevo a trabajar duro durante todo mayo.
Amanece el primero de mayo sin poder haber visto a la madrugada los trenes con destino a Roma (aquí un enlace de lo ocurrido hace dos años) abarrotados ni la manifestación en Bolonia, que debe ser también lo suyo. También ha habido conciertos en la plaza mayor y plaza Verdi, a los que, por falta de fuerzas mayormente, no he podido acudir.
Amanece el primero de mayo y, a pesar de estar herido en combate, sigo aquí para dar guerra el tiempo que queda. El final del túnel está cada vez más cerca, pero hasta llegar a él quedan aún cosas que vivir y contar.
Amanece con ganas de comerme el mundo... y unas ricas croquetas

1 comentario:

Ander dijo...

Campeón, a ver si te veo algún año de estos conectado en el msn!
Llegan los dos meses decisivos del año para todos eh, buena suerte!!!!
Cuídate mucho!!!!

PD: La verificación de la palabra es hotopne, yo no digo nada..... jajaja