domingo, 24 de mayo de 2009

Al habla desde Letonia

Después de haber estado por Tallin, hemos llegado sanos y salvos a Riga. Aprovechando que tenemos conexión gratuita desde el albergue voy contando un poquillo cómo nos ha ido.
Llegamos a Riga y desde aquí tiramos a Tallin en autobus. El trayecto de unas cuatro horas y media fue tranquilo y pudimos aprovechar para descansar. Además compramos billete del autobus de clase alta, que salió bastante barato, y teníamos espacio para estar cómodos y café y chocolate de máquina gratis, por lo que Alberto y yo nos inflamos.
En Tallin cambiamos (yo saque del cajero) dinero y cogimos el tranvía para ir al hostal. Nos confundimos un par de veces, primero en la dirección y luego de parada, pero tras buscar un rato llegamos. Después de instalarnos dimos una vuelta por los alrededores y buscamos un sitio para cenar. Escogimos un restaurante con decoración medieval, bastante chulo, de comida tradicional estona. Las camareras y camareros iban vestidos con vestidos de época y tal. Luego fuimos a tomar una cerveza y nos informamos sobre un par de clubs de striptease para, quizás, ir al dia siguiente.El viernes lo dedicamos a ver la ciudad, principalmente el casco histórico medieval, muy bien conservado. Visitamos iglesias protestantes y ortodoxas, cosa que no habia hecho antes, y lo cual es bastante interesante para comparar con lo católico. También entramos en una tienda de antugüedades donde Dani y yo compramos unas máscaras de gas, la mía por 2€, pues era de niño, y la de Dani por 10€, que era de adulto y más completa, con respiradero y todo.
A la noche nos fuimos de fiesta, pasando primero por el supermercado para comprar algo de comer al día siguiente y de beber a la noche, y cenando después en el Hesburger, una especie de Mierdonald's o Burryking pero de mejor calidad y más barato. Tambien aprovechamos la ocasion y en la misma discoteca donde estabamos subimos al piso de arriba a ver striptease. La jugada de meter en los tangas billetes de dos coronas estonas (0'34€) no funcionó bien; Dani dio 25 coronas y la striper se cabreó. Ni siquiera nos enseñó la rajita. Después de allí todos se fueron para el hostal menos yo, que callejee un rato y me mojé con la lluvia.Al día siguiente ya dejamos el hostal, dijimos adios a Tallin (Y a Estonia) y llegamos a Riga. Pero es es ya otra entrada.

4 comentarios:

Iraia dijo...

Tallin es precioso y baratísimo. No comprasteis chocolate? Es riquisimo!!!!! Y la comida... ai ama, quiero volver! :P

xabio de hotaliza dijo...

hace mucho q no te escribia pero es q no tenia internet en el curro ya sabes...q tal todo,con ganas de volver o no?por cierto han sacado otra pelicula de futurama.venga disfuta el mes q te qda.
p.d:q es esa historia q nos conto teran?

Joseba Martínez Gago dijo...

A Iraia:
Pues no, no compramos chocolate, si lo llego a saber... Maldito Melendi que no me lo recomendó, xD. La gastronomía está bastante bien, y, hablando de comida, ¿por Finlandia tirarías bastante de Hesburger no? Por lo menos en Tallin era como el Mierdonald's en cuanto a precios y mucho mejor.

A Javo:
Ya vi hace un par de meses la peli descargada en inglés con subtítulos, la pillaré cuando llegue allí. Y, ¿qué historia contó Teran?

Iraia dijo...

Si, eso tmb lo iba a comentar, lo del Hesburger... era de los pocos sitios de comida mierda de esas en los que comí.