jueves, 9 de abril de 2009

Inquilino sorpresa

Hoy toca hacer un intermedio en el relato del viaje por Sicilia para hablar del nuevo compañero de piso, inesperado y jodiente, pues ahora me tocará cambierme de habitación, porque ésta no es la que me corresponde, y a compartir con Per estancia. El nuevo es un chico húngaro que estudia ingeniería eléctrica y ha venido para solo el tercer trimestre (las ingenierías en Italia dividen el curso en trimestres). Es bastante majo y agradable, aunque cueste un poco comunicarse con él porque habla en inglés con un acento raro y es tartamudo. Esta novedad me pilla bastante jodido, ya que el día que llegué de Sicilia me encontré con mi habitación desmontada y la mitad de las cosas en la habitación de Per porque había venido un equipo d elimpieza para preparar la habitación para los que supuestamente iban a venir a pasar una noche y al final ni vinieron parece ser. Me tocó ordenar todo de nuevo y aparece éste y me tengo que cambiar. Al menos me ha dado cuartel y me deja unos días en mi habitación, pues mis padres, que llegan mañana, tendrán que pasar unas de noches aquí.
Así que hoy recogiendo también todo y tratando de dejar la casa un poco menos cochambrosa de lo que suele estar para que, sobre todo mi señora madre, no se escandalice. Menos mal que hay vacaciones y puedo hacerlo con más tranquilidad.
Mañana continuaré con el último capítulo de la sicilianada. De momento, me voy a cenar a casa de Dani y de fiesta, si el cuerpo aguanta lo suficiente.