martes, 21 de abril de 2009

Despedidas

Todo tiene un final, para algunos más pronto y para otros más tarde. La muerte a algunos les llega en su más tierna infancia y otros cuando son viejunos y llenos de achaques. Lo mismo pasa en el erasmus, que unos van dejando Bolonia para volver a casa. Si la mayor oleada fue en Febrero, cuando terminó el primer semestre, poco a poco vas sabiendo de gente que va yéndose en los meses sucesivos. Es el caso de Arnau, que ha terminado ya las prácticas y este miércoles parte a casa. Por ello ayer organizó una cena para despedirse de la gente, aunque más bien es un hasta luego, pues piensa volver algún fin de semana en Mayo o Junio y en España tendremos seguramente la oportunidad de reencontrarnos. Es lo que diferencia al Erasmus de la muerte: no es un adiós, si no un "hasta pronto" (salvo aquellos que crean en un mas allá).
No es la primera vez que toca despedirse de alguien cercano aquí. Arié, Daniela y Natalia por ejemplo tuvieron que volver a Chile a finales de Febrero, o Fernando a Brasil en Marzo, con el agravante de tener un océano entero de por medio. Y también tocará despedir a otros antes de terminar la aventura, como Miguel, que parte a principios de Mayo, pero que asegura que volverá un tiempo en Junio.
Y todas estas despedidas siempre hacen pensar en que un día también nosotros deberemos hacer nuestras maletas y dejar Bolonia. Y, lo peor de todo, es que cada vez queda menos tiempo. Esta idea te deprime un poco, pero por otro lado no es tan mala. Hay que afrontarla y darse cuenta de que el tiempo que queda hay que vivirlo y disfrutarlo al máximo hasta el último segundo.
Carpe diem.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La mejor entrada que has escrito hasta ahora.
El problema es que cuentas una gran verdad, ya se vislumbra el final de esta aventura y nos quedan aun tantas cosas por hacer, pero en fin como diria una amiga mia: no hi pensis

Mireia

Anónimo dijo...

Nos vas a hacer llorar antes de tiempo...

Estefania.