martes, 14 de abril de 2009

Anfitrión, guía e intermediario

Estos días toca atender a la visita de mis padres, que, aprovechando las vacaciones de Semana Santa, han venido una semanita a verme y a conocer el loco entorno por el que me muevo. Lo primero que vieron no les agradó del todo, como yo ya esperaba, pues mi casa no es todo lo ordenada que ellos podrían desear. La culpa también es mía por no haber ordenado todo requetebien para cuando viniesen, pero las sorpresas mencionadas un par de entradas antes y el dormir fuera por incapacidad de volver a casa el día anterior también tienen gran parte de culpa. Moraleja: trata de antciparte a los acontecimientos, pero no planees con exactitud nada, que la ley de la vida es caótica.
A parte de que tiene que estar todo ordenado para las visitas, también hay que hacer de guía para ellos, enseñando, primero Bolonia y luego algunas otras ciudades italianas, comentando los usos y costumbres italianos, y recomendando probar las pocas cosas buenas en las que destacan: los helados, la pizza... Y, por supuesto, hacer de intermediario, mostrando a la vez cuánto de italiano uno ha aprendido en casi siete meses para que digan: "mira qué bien habla mi niño".
Pero las visitas son muy interesantes también porque siempre descubres cosas nuevas: he conocido de primera mano las autopistas del norte, diametralmente distintas a las sicilianas; he cruzado los apeninos y visto paisajes que no solemos ver en nuestros viajes en tren; las ciudades visitadas pueden mostrarte algun matiz o rincón nuevo o no visitado antes... Y el jueves tocará seguramente eso que más gusta de las visitas: ir a sitios que, teniendo al lado de casa, no vas hasta que se lo tienes que enseñar a alguien, en este caso algunos de los museos de Bolonia. Museos que, siendo gratis (una de las grandezas de Bolonia), no he pisado aún. Pero ya es hora. Aunque bueno, por ejemplo el Guggenheim en Bilbao lleva allí plantado 12 años y aún no me he digando a entrar...

PD: No me olvido de lo que el día de hoy representa... ¡no hay dos sin tres!

1 comentario:

Anónimo dijo...

animo con tus padres!!!! los mios llegan mañana. Espero no acabar harta de ellos.

Mireia