sábado, 21 de marzo de 2009

Yo no he votado a Berlusconi

Hace unas semanas, Alberto vio esta camiseta paseando por el mercado de la Montagnola y me lo dijo. Fuimos a comprármela a la semana siguiente pero no la vimos. Sin embargo, ayer se me presentó Alberto con la sorpresa: la camiseta de marras. Muchas gracias Alberto.
¿Por qué me gusta tanto esta camiseta? Simplemente porque, si ya tenía cierta aversión a Berlusconi antes d evenir aquí, mi odio hacia su persona ha ido aumentando hasta ser irracionalmente alto. Este gilipollas representa el lado mas perverso del ser humano. Un tío que tiene casi todo el poder de Italia: poder ejecutivo; control sobre el legislativo debido a la mayoría absoluta de la coalición liderada por él; está libre del judicial por medio de una ley promulgada el año pasado por la que no puede ser juzgado por delitos ajenos a su cargo y además está libre de responsabilidad penal, es decir, ir a la cárcel, por ser de la tercera edad (tiene 72 años); el cuarto poder, los medios de comunicación; no comprobado pero seguramente poder sobre muchos grupos de la mafia... Un tío cuya legislatura está aprobando leyes como la de inmigración, la de educación, la que actualmente se está debatiendo sobre las huelgas... En definitiva, un maldito indeseable. Pero los italianos le votan. Y ahí aumenta mi odio hacia él, tal vez porque cuando me cruzo a un italiano gilipollas, lo cual no es muy difícil, pienso: "normal, qué esperar de una población que ha votado a Berlusconi". Y, si no fuera poco, Berlusconi representa una de esas características que está bastante extendida entre los italianos: es un puto baboso. ¿Es para odiarle o no?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

menudo personaje el berlus. lo que te tienes que comprar es su disco a ver que tal canta, jajajajaja

Alberto dijo...

Grande, grande, grande!

Menudo análisis de la actualidad tan bien resumido.

Yo también llevo esa camiseta en el corazón.

xabio de hotaliza dijo...

ese chewi cuanto cuesta la camiseta?q habra q cogerse una

agu2v dijo...

Completamente de acuerdo. Pero el porqué de que le hayan elegido está por aqí.

Un saludo, y dale recuerdos a mi amada Bologna