miércoles, 14 de enero de 2009

Pam-pera

Si en mi entrada de ayer hablaba de la llegada de la gente y de los reencuentros, hoy toca hablar sobre el reencuentro con la fiesta boloñesa.
Para celebrar el cumpleaños de Luis fuimos a tomar un aperitivo al Transilvania, un pub del cual no sé si he hablado alguna vez, pero que está de putísima madre. Tengo pendiente hacer aquí un repaso de todos los locales, así que ya tocará hablar de él.
Pues bueno, allí nos juntamos un buen puñado de gente. Después de llenar el estómago, algunos fuimos a comprar unas cervezas en un pakistaní y las colamos en el pub para beberlas allí en plan risas-destrangis. Entonces llegó Alberto animando aún más el cotarro. Los tres brazos del terror (Adolfo, Alberto y yo) nos habíamos reunido de nuevo.
Más tarde fuimos al café París, donde sirven chupitos a 1€, eso si, vaya mierda de chupitos. Dentro, vimos un cartel en el que ponía “Pam-pera”, un chupito de ron Pampero (bueno, dejémslo en que es... bueno, esque ni siquiera creo que sea ron) con otro chupito de zumo de pera o yo que sé qué era. El tema es que dicho chupito fue la maldición, ya que tras unos cuantos de ellos, acabamos todos reventadísimos. Además, no era muy agradable que digamos, porque si la pera te quitaba el sabor del ron (que yo afirmo que eso no era pampero), tampoco te dejaba un gusto muy agradable en la boca. Eso sí, tras dos o tres el paladar ya se va acostumbrando.
Continuamos el relato ya en un momento de hilaridad y borrachera en el que dirigimos nuestros pasos hacia el Soda Pops, donde me bebí una Strongbow para recordar viejos tiempos galeses y conocimos a una chica polaca de Cracovia, con la cual estuve hablando un buen rato con el pretexto de que iba a dicha ciudad el viernes que viene.
Tras bailoteos y risas varias, llegó la hora de ir a casa. Yo había ido en bici al centro, así que mi intención era volver del mismo modo, pero Alberto no me dejó debido a mi estado y me llevó a su casa a dormir hasta las 10 de la mañana, cuando me he despertado y he venido en bus a casa, para dormir un ratillo más que estaba reventado.
Y hoy, más, mejor, pero con menos alcohol en sangre, por favor.

3 comentarios:

aldolo dijo...

Me cago en mi puta vida que resacón todo el día.

Sinceramente no comprendo como no nos mataron cuando compraste en la panadería de al lado de casa. No sé quien iba más ciego de los dos, pero yo no tenía que pillar la bici, claro!

Anónimo dijo...

hayyyyyyyyyy kee chuzas te pillas por ai maxoooooooooo pr cierto soy alex jaja ke llevo unos dias leyendote, ya te vale maxo jajajajajaa la sidra esa strongbow esta muy buena abra ke dcirle al de la riojana kuando la abran ke nos prepare unos pampera

Ugaitz dijo...

Bueno chebi hacia tiempo que no me pasaba aunque hoy he estado actualizando que lo tenia abandonado y de paso aprovecho y me paso por aqui
Ya estuve leyendo la entrada que enviaste al tuenti y ahora estoy a leer estas jeje
Vnga tio pasalo bien y suerte para los examenes
Una pena no habernos podido despedir en condiciones