viernes, 12 de diciembre de 2008

Nochevieja en Bolonia!

Con el cuerpo hecho un guiñapo estoy frente al ordenador otra vez escribiendo, obligado por la fuerza mayor de contar lo acontecido ayer.
Como ya he mencionado un par de veces por ahì, habìamos estado preparando la nochevieja (aquì Capodanno) universitaria, idea gestada en el viaje a Parma y que yo mismo me puse manos a la obra para ejecutarla creando un evento en Facebook y diciendoselo a la gente conocida de por acà. La idea era hacer un botellòn a partir de las 22:00 en la plaza de Santo Stefano (el botellòdromo oficial de Bolonia, xD) y luego ir a la Plaza Mayor a "tomar las uvas".
Pues bueno, allì fui puntual a la plaza como buen organizador (no asì Dani, que llegò una hora tarde) para encontrarme con que no habìa nadie (me lo esperaba), pero poco a poco fue llegando gente, algunos conocidos, porque los Erasmus nos conocemos casi entre todos aunque sea de vista, pero ninguno de ellos era de los confirmados a la cita a través del Facebook, lo que me fue alegrando, pues se veìa que el boca a boca habìa funcionado bien. Ya llegò al de poco Giuliano y un poco màs tarde Arié, y asì hasta que la plaza se fue medio llenando. Destacar las llegadas de Alberto "Arbolt" con la gorra de revisor de Trenitalia comprada por E-Bay y la de Dani, en la que hubo que descorchar la primera botella de champàn para decir "joder, por fin has llegado muchacho, xD". Para Txikiteros y cardiffeños que me lean, comentar que yo bebì mi querido Sol Blanco, el cal también gustò a la gente que lo probò.
Poco a poco los efluvios iban subiendo a la cabeza y la cosa animàndose. A las 24:00 tocò dar las campanadas improvisadas, es decir, a grito pelao, tras lo cual se descorchò la segunda botella de champàn que casi golpea a no recuerdo quien en la cara.
A partir de ahì la cosa fue llevada por las riendas del bebercio hasta ir al Corto Maltese, que se petò en poco tiempo y donde no aguanté demasiado, yendo a cumplir la ùltima misiòn programada para la noche, que no tuvo demasiado éxito porque ese fregaplatos no creaba mucha espuma.
El resto de la historia tiene bastantes cosas que destacar pero no creo oportuno contarlas por aquì, asì que dejo por el blog hasta otro dìa, seguramente para contar como fue la cosa por San Marino. Si si, nos vamos de visita a otro paìs, xD.