martes, 9 de diciembre de 2008

Mantua

Tras el puentecico, vuelvo a la carga para relatar las aventuras por Mantua del domingo. En un principio tenìamos planeado ir a Turìn o si no a San Marino, pero al final ni lo uno ni lo otro, e hicimos un viaje de solo un dìa.
Después de los avatares que siempre narro, llegamos a Mantua, no sin armarla en el tren un buen rato con diversas cancioncillas (hay vìdeos por ahì, algùn dìa los colgaré). En Mantua, de nuevo el mismo procedimiento de buscar la oficina de turismo para hacernos con unos mapas etc.. y nos pusimos a visitar un par de iglesias y el palacio ducal y el castillo por fuera, debido a que era muy caro, no nos querìa dejar pasar por estudiantes de Historia del Arte (tampoco lo éramos, pero bueno, hay que intentarlo) y encima Giuliano (que como he dicho alguna vez, pese a su nombre, es chino) le querìa hacer pagar sin descuento por ser extracomunitario. Tras discutir con la stroza aquella, pensamos en volver a la tarde, pero cuando volvimos estaba todavìa la misma. Podìamos haber entrado por la salida, es mas, yo lo hice pero volvi para avisar al resto de que se podìa, pero no quisieron hacer uso de la picaresca de la que poco a poco me estoy imbuyendo (asì acabaré volviendo yo con los gastos pagados por el gobierno italiano, xD). Tras comer en un self-service de donde sustraje... bueno, eso da igual, fuimos al duomo, donde si que fuimos màs rapaces y nos colamos en la cripta siguinedo a un grupo de turistas con guìa. También aproveché para encender unas velitas sin dar donativos a la Iglesia eso si, que no se merece ni una perra chica.
Dimos unas cuantas vueltas por la ciudad hasta llegar a un parque bastante grande, y volvimos a la estaciòn para volver a casa, vualta que se hizo larga hasta llegar a Mòdena, donde tenìamos que hacer transbordo.