viernes, 5 de diciembre de 2008

Arrestado por los carabinieri

Tengo frìo. La humedad del calabozo aùn està en mis huesos. Tres horas encerrado allì parecieron siglos. No puedo levantar cabeza. Jamàs pensé que ocurrirìa eso. Pero no me arrepiento de hacer lo que hice. Menos mal que Dani vino a pagar la fianza. Ahora le debo 300 €. Pero la mala experiencioa y los moratones de las ostias de los carabinieri permanceràn, lo primero para tioda la vida, lo segundo, al menos, se borrarà en un tiempo.



















Todo es broma eh! No os lo habréis creìdo, verdad?

2 comentarios:

aldolo dijo...

Si no fuera porque te he visto esta tarde y no estabas dolorido, ni escayolado ni nada, hasta podía habérmelo creído. xDDDD

Yo sigo pensando que ojalá no miren nunca las cámaras. ¡Sería la rehostia! Volver a casa extraditado, con el vuelo pagado por el gobierno italiano. ¡Por Berlusconi!

¿Podríamos caer más bajo?

Sí, es una pregunta retórica.

Daniel Blanco García dijo...

Oye, y con intereses!!!